Nuestra Ideología

Sobre los Principios y Valores en los que nos inspiramos

Libertad

El mantenimiento y ampliación de los DERECHOS CIVILES y POLÍTICOS, pasa por la exigencia de un RADICALISMO DEMOCRÁTICO para todos los seres humanos

Igualdad

La reducción de las desigualdades sociales pasa por exigir más DEMOCRACIA ECONÓMICA para todos, evitando las desigualdades históricas que el movimiento obrero nunca consiguió superar, respecto a sexo/género, origen y etnia.

Fraternidad

Versus SOLIDARIDAD interpersonal; interterritorial; internacional, por medio de la COOPERACIÓN, no de la fragmentación, no de la segregación, ni de personas, ni de grupos étnicos, ni de territorios.

Responsabilidad

En contra de las históricas prácticas de la derecha, con sus discursos de doble moral, nosotros queremos ejercer la política con responsabilidad, exigiendo que el discurso teórico no se contradiga con las prácticas en la esfera pública y privada. Lo político es personal, y lo personal es político.

Sostenibilidad

Porque en este mundo global, con cambio climático provocado por la humanidad, o practicamos la responsabilidad sostenible ambiental, con políticas sostenibles medioambientales, o finalmente acabaremos de arrasar el planeta y con él la especie humana.

Coherencia

Queremos corregir los errores cometidos por numerosos dirigentes de la izquierda institucional en estos últimos años, donde su práctica política no se ha correspondido ni con su discurso programático, ni con los principios y valores que deben regir una acción ético-social de izquierdas.

Justicia Social

El largo camino hacia el SOCIALISMO DEMOCRÁTICO, requiere de un avance gradual para hacer las reformas civiles, sociales y políticas, y para que estas reformas sean producto de la acción por educación, implicación y empoderamiento de los ciudadanos, de la mayoría social.
Los avances del Estado Social y Democrático de Derecho alcanzado por las democracias europeas y occidentales, después de la II Guerra Mundial; sus logros en derechos sociales, civiles y políticos, están sufriendo una regresión, fruto del avance de la ideología conservadora, ante la debilidad de la ideología de la izquierda progresista.
Hay que blindar los mínimos que garantizan una supervivencia digna de los ciudadanos: la SANIDAD; la EDUCACIÓN; el derecho de defensa ante la JUSTICIA (Tutela judicial efectiva), los SERVICIOS SOCIALES de ayuda a los más desfavorecidos, son derechos consustanciales con una vida humana digna.
Garantizar esos derechos mínimos en la nueva Constitución que hemos de reformar, es vital para seguir avanzando hacia el siguiente estadio social: El SOCIALISMO.

Ética

Personal, social, política e institucional.

La falta de educación en VALORES SOCIALES, y la propagación de los valores conservadores como el individualismo egoísta, nos han llevado a las mayores cotas de CORRUPCIÓN en España, auspiciada por los Gobiernos del PP y CiU, que le ha dado cobertura legal, removiendo los impedimentos de descubrimiento, persecución y castigo. Apartando de la investigación a los mejores inspectores de Hacienda, de la Policía y de los Jueces.

Cortarla de raíz, con medidas ejemplificantes, tanto en el terreno de la prevención como en el de la represión, es sólo una cuestión de ACTITUD POLÍTICA derivada de la posesión de fuertes valores morales y sociales.

Solo se PUEDE, si se QUIERE; y solo se QUERRÁ si los ciudadanos nos movilizamos contra esa lacra social.

Laicismo

Desde el mismo momento de su aprobación en 1978, se está incumpliendo el artículo 16.3 de la Constitución Española, qué desde un imperativo legal, dice: “Ninguna confesión tendrá carácter estatal”
Los distintos gobiernos de España, mantienen una relación adocenada con la Iglesia, a la que le otorgan 12 millones de € anuales de los PGE, a la par que innumerables privilegios fiscales, a cambio de un adoctrinamiento moral, que hace a de los ciudadanos individuos sumisos a los dictados de gobiernos injustos.

Para ello, los distintos gobiernos permiten que numerosas instituciones de la Iglesia Española puedan practicar ese adoctrinamiento moral desde la más tierna infancia, por medio de la educación concertada.

A la vez, se está creando un agravio comparativo con distintas confesiones religiosas, que ya están exigiendo un trato igual y no discriminatorio.

La educación de ciudadanos iguales y libres de cadenas morales propagadas por sectas religiosas, sólo será posible separando radicalmente la actividad de las instituciones del Estado Republicano de las de cualquier credo religioso, desde el más escrupuloso respeto a cualquier confesión religiosa, a las que se les deberá exigir el cumplimiento de la normativa constitucional respecto al trato igual y no discriminatorio entre sus miembros

Contacta con nosotros

Enviar un mensaje

Política de Privacidad y Protección de Datos